Declaración de Fe (amplificado)

Sólo lo que resaltamos en negro forma parte de la principal declaración de fe.
Los puntos explicativos son una interpretación dada por el Pastor Ron Stone y no forman parte oficial de nuestra declaración de  fe.
Algunas puntos están elaborados en forma más completa que otros,  no porque sean  más importantes que los otros, sino porque son comúnmente menos entendidos por muchas personas.

 

1. Creemos en la Biblia, que consiste en los sesenta y seis libros del Antiguo y Nuevo Testamento, que es la Palabra de Dios verbalmente inspirada y sin error en los manuscritos originales.

2 Pedro 1: 20-21; 2 Timoteo 3:16

 

Dios es el autor de la Biblia de principio a fin.

 

Todos los contenidos de las Escrituras son inspirados por Dios como fueron escritos originalmente 
No podemos desafiar la autoridad de incluso un verso.

 

(Las letras rojas en la Biblia, no son más inspiradas que las negras. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir).

 

Dios usó a los escritores humanos permitiendo estilo de escritura única de cada individuo para ser visto en la Escritura. Pero las palabras todas tuvieron su origen en el corazón de Dios, nunca en la mente del hombre.

 

El hombre escribió al ser inspirado por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21).

 

El Espíritu Santo supervisó el texto para asegurar que no hubo errores en la escritura original (infalibilidad). Lo que significa que cuando todos los hechos se dan a conocer, ellos demuestran que la Biblia, en su forma original y correctamente interpretada, es del todo cierta y nunca falsa en todo lo que declara.

 

Por lo tanto la Biblia es la Palabra de Dios, es digna de confianza y es la máxima autoridad en todos los asuntos con los que se relaciona, no sólo en materia de la fe y la moral, sino en todo lo que afirma, incluyendo lo que enseña sobre la historia, la cronología y ciencia.

 

2. Creemos en la existencia de un Dios verdadero que es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 

Deuteronomio 6: 4; 1 Corintios 8: 4-6; Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14

 

Adoramos a un solo Dios, no a tres dioses.

 

Jesús es la suprema auto-revelación de Dios a la humanidad (Colosenses 1: 15-20; Hebreos 1: 1-3.).

 

Hacemos hincapié en la Deidad de Jesús, "Porque en Cristo la plenitud de la Divinidad habita en forma corporal." Colosenses 2: 9.

 

Sin embargo, también reconocemos que este único Dios verdadero se ha revelado a la humanidad como el Padre, Hijo y Espíritu Santo.

 

Cada uno es distinto del otro y sin embargo, todos son iguales, todos son igual de uno y el mismo Dios.
Mateo 3: 16-17; Juan 1: 1,2; Juan. 14: 8-10.
Una teología equilibrada no eleva un miembro de la Trinidad por encima de cualquier otro.

 

Esta paradoja es un misterio. Ningún hombre puede comprender plenamente y mucho menos explicar la naturaleza de Dios.

 

No hay nada más en la creación que se compare con su naturaleza. Él es único. No debemos tratar de limitar a un Dios infinito a lo que nuestras mentes humanas finitas pueden comprender.

3. Creemos en el Salvador de los hombres, el Señor Jesucristo, concebido del Espíritu Santo, nacido de la Virgen María, verdadero Dios y verdadero hombre.

 

 Jesús no era menos Dios que el Padre, El  era completamente Dios (Colosenses 2: 9)
Pero al mismo tiempo era tan plenamente humano como tú y yo, pero sin pecado.
Una vez más esta paradoja es un misterio que no podemos comparar con cualquier otra cosa en la creación.

4. Creemos en la creación, prueba y caída del hombre, según consta en el Génesis; su total depravación espiritual y la incapacidad para obtener la justicia divina.

 

El registro bíblico de la creación es verdadero, histórico, claramente expresado y de fácil comprensión.

 

Por lo tanto, el universo y todo en él fue creado y hecho por Dios en los seis días literales de creación descritos en Génesis 1: 1-2: 3, y afirmado en Éxodo 20: 8-11.

 

Los días de la creación en el Génesis no se refieren a largas eras geológicas , sino a seis dias consecutivos de veinticuatro horas de actividad creadora sobrenatural de Dios. De acuerdo con el registro bíblico, el origen de la humanidad y todo el universo comenzó hace aproximadamente 6.000 años.

 

Todas las teorías de los orígenes o de desarrollo que involucran la evolución o largas edades del tiempo son incompatibles con el registro bíblico.

 

Dios originalmente creó al hombre y a la mujer como seres humanos perfectos. Sin embargo, este perfecto estado original  fue corrompido por el pecado del primer hombre, cuando se extravió del camino de la Palabra de Dios por la mentira de Satanás y decidió comer de lo que le estaba prohibido. Como resultado, cayo de su inocencia original, fue separado de la comunión con Dios y trayendo sobre sí mismo y toda la descendencia humana, la corrupción , la culpa, la muerte y la condenación.

 

Por lo tanto todos los seres humanos nacemos corruptos por naturaleza, esclavizados al pecado, y moralmente incapaces de hacer nada para agradar a Dios, para salvarnos a nosotros mismos, o incluso contribuir a la salvación de esta condición.

5. Creemos en el Evangelio de la Gracia de Dios: Que Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día para nuestra justificación.

 

La vida de Cristo, la muerte y la resurrección física es un hecho literal, histórico y proveyó para el hombre el único camino para la salvación y la paz con Dios (1 Corintios 15: 1-5)

6. Creemos en la salvación de los pecadores por gracia, mediante la fe en la obra perfecta y suficiente de Cristo por nosotros en la cruz del Calvario, excluyendo todo el mérito humano.

 

La Gracia es un don inmerecido de Dios para nosotros. (No ganado u obtenido por obras)

 

Habiendo merecido el infierno, Dios nos dio la Salvación.

 

La Salvación viene a nosotros a través de la fe en la obra terminada de Jesús en la cruz.

 

Nuestras buenas obras no contribuyen en nada a nuestra salvación. La salvación viene simplemente por creer y aceptar el regalo de Dios ofrecido gratuitamente.

 

Excluyendo todo mérito humano. No contribuimos nada a nuestra salvación.

 

Nosotros ni siquiera tomamos la iniciativa para elegirlo a Él, Él primero nos eligió y nos abrió los ojos para poder  responder.  (Juan 15:16)

7. Creemos en el bautismo del agua de los creyentes por inmersión como un símbolo de unión con Cristo por medio la fe, en su muerte, sepultura y resurrección.

Mateo 28:19, Hechos 8:34-39

 

"De los creyentes" - (no infantes) - El bautismo en agua no salva, solo demuestra lo que ya sucedió en su vida cuando usted  experimento la Salvación, esto es, cuando usted acepto a Jesucristo como su Señor y Salvador.

 

El bautismo en agua simboliza el hecho de que usted se ha identificado con Cristo en Su  muerte, sepultura y resurrección.

 

Al ser salvo, mi vieja naturaleza de pecado (el antiguo hombre) fue crucificada con Cristo.

 

Creemos que el bautismo debe ser por "inmersión" - no aspersión.

 

El estar sumergido bajo el agua simboliza ser enterrado con Cristo. Cristo me ha dado una nueva naturaleza (un nuevo espíritu), me dio Su vida colocando Su Espíritu en mí,  y ahora tengo una nueva vida (nacido de nuevo) con Cristo, lo cual es simbolizado al emerger del agua.

8. Creemos en la iglesia, compuesta de todos los creyentes en Jesús, unidos en Cristo por la fe, los cuales se unen voluntariamente para la adoración, la comunión, la enseñanza de la Palabra, la oración y el evangelismo.

 

Romanos 12: 5, 1 Corintios 12: 12-27  Hechos 2: 42-47

9. Creemos en la realidad actual del bautismo en el Espíritu Santo a disposición de todos los creyentes según:

Hechos 2: 4  Hechos 2:38, 39   Hechos 8: 14-17.

 

Creemos que esta es una experiencia subsiguiente a la salvación ( Hechos 8: 14-17; 19: 5-6).
 Sin embargo, también puede ocurrir simultáneamente con la salvación ( Hechos 10: 43-48).
Al momento de la salvación a todos los creyentes reciben el Espíritu Santo. Pero el bautismo en el Espíritu Santo es un ministerio separado del mismo Espíritu Santo el cual da poder al creyente para el testimonio eficaz.

(Hechos 1: 8)

Véase también el ejemplo de Jesús, que ya contaba con el Espíritu Santo  morando en El antes de que el Espíritu Santo descendiera sobre Él  justo antes de comenzar su ministerio

(Marcos 1:10) (Marcos 1:13)...

 

Creemos que los ejemplos registrados en las Escrituras (Hechos 2: 4; 10:46; 19: 6), implican que el hablar sobrenaturalmente en una lengua no aprendida (lenguas) fue la experiencia "inicial" común de la iglesia primitiva, cuando recibieron el bautismo en el Espíritu Santo. Por lo tanto, creemos que no hay ninguna razón por qué hablar en lenguas no se debe esperar todavía hoy como una señal "inicial" de que uno ha recibido el bautismo en el Espíritu Santo.
Aunque vemos el hablar en lenguas como una "pauta" bíblica, no hay nada en la Escritura que diga que es una regla. No hay nada en la Biblia que restringe a Dios de hacer excepciones a esta norma.
Por lo tanto, si una persona nunca ha hablado en lenguas es un error suponer que no ha recibido el bautismo del Espíritu Santo.
En última instancia, el propósito del bautismo en el Espíritu Santo no es hablar en lenguas, sino proporcionar un poder sobrenatural para testificar. Por lo tanto el fin  "último" de este, es poder para testificar. Hechos 1: 8.

10. Creemos en la vida llena del Espíritu, una vida de separación del mundo y la perfección de la santidad en el temor de Dios como una expresión de la fe cristiana.

 

Galatas 5: 16-26

 

La vida cristiana es para ser vivida en victoria sobre el pecado. Pero esto sólo puede ocurrir cuando sometemos nuestras vidas al control del Espíritu Santo.
Así como el creyente no puede encontrar las salvación a través de sus obras, de la misma manera el creyente no puede vivir  la vida cristiana en sus propias fuerzas
La vida cristiana solo posible cuando permitimos que Cristo en nosotros viva Su vida a través de nosotros.

11. Creemos en los dones del Espíritu que se enumeran en 1 Corintios, que se ejercen y se practican de la misma forma que en la Iglesia primitiva.

 

1 Corintios 12: 4-11

 

Creemos en los dones del Espíritu Santo mencionados en la Biblia, y que son válidos para hoy si se ejercen dentro de los lineamientos de las Escrituras. los dones sobrenaturales del Espíritu Santo no terminaron con los Apóstoles.

 

Animamos el ejercicio de todos los dones del Espíritu Santo, pero siempre de manera adecuada y con orden, enfatizando principalmente la Palabra de Dios, la cual es nuestra norma primaria de la fe. 1 Corintios 14

 

Creemos que el amor cristiano es más importante que los dones más espectaculares, y sin este amor todo ejercicio de los dones espirituales no vale nada. 1 Corintios 13

12. Creemos en la Cena del Señor, como un memorial para los creyentes.

 

Mateo 26: 26-30, 1 Corintios 11: 23-34

 

La Cena del Señor (Comunión) no tiene ningún beneficio para Salvación en aquellos que participan de ella.

 

Al igual que el bautismo en agua sólo aquellos que ya son salvos deben tomar parte de esta celebración.

 

No creemos que el pan y el vino se convierten literalmente en el cuerpo y la sangre de Jesús.

 

El pan y el vino son meramente simbólicos. Sin embargo, son muy importantes ya que el Jesucristo nos ha mandado a participar en la Cena del Señor.

13. Creemos en la sanidad del cuerpo por medio del poder divino, o Sanidad Divina en muchos aspectos como se practicaba en la Iglesia primitiva.

 

Hechos 4:30; 1 Corintios. 12: 9 y 28;Santiago 5: 13-16

 

 

Algunos tienen el don de sanidad (1 Corintios 12: 9). Pero todos nosotros en Cristo tenemos el derecho a orar por la sanidad divina ya sea que tengamos el don o no (Santiago 5:16).

 

Los Ancianos de la iglesia, especialmente, tienen la autoridad y la responsabilidad de orar por sanidad.
(Santiago 5:14)

14. Creemos en la vida eterna del creyente y el castigo eterno de los no creyentes.

 

Juan 3:16; 2 Tesalonicenses. 1: 7-10

 

El cielo y el infierno son lugares literales.

 

Nuestro destino futuro depende completamente  sobre la base de si aceptamos o no a Jesucristo como nuestro Salvador por medio de la fe.

 

Nuestro destino futuro no está determinado en absoluto por nuestro comportamiento, sino en su totalidad por nuestra identidad, ya sea como un hijo de Dios o no un hijo de Dios.

15. Creemos en la realidad y en el ministerio de los santos ángeles.

 

Hebreos 1: 4-7, 14

 

No para ser adorados, ni para orar a ellos.

 

Ellos son mensajeros de Dios para ministrar a la humanidad.

16. Creemos en la realidad y personalidad de Satanás y los demonios.

 

1 Pedro 5: 8; Efesios 6:12; 1 Timoteo 4: 1

 

Ellos son seres creados con mucho menor poder  y  capacidad que Dios.

 

Fueron creados como ángeles, pero cayeron a su estado presente a través de la rebelión contra Dios.

 

El creyente no debe temerlos ni estar preocupados con el pensamiento de ellos.

17. Creemos en el regreso del Señor Jesucristo por su Iglesia.

 

Juan 14: 1-6; 1 Tesalonicenses 4: 15-17

 

Creemos que la iglesia será "raptada" antes del período de tribulación de 7 años descrito en Apocalipsis 6-18
(rapto pre-tribulación).

 

Creemos que la segunda venida de Jesucristo con sus santos para gobernar sobre la tierra seguirá inmediatamente a la tribulación de 7 años. Será personal (literalmente, no sólo espiritual), pre-milenial, y visible.

18. Creemos en la santidad del matrimonio, como un compromiso de vida exclusivo entre un hombre y una mujer.

Génesis 2:24; Mateo 19: 3-9; Hebreos 13: 4

 

El matrimonio no es el producto de la cultura ni la creación del hombre, sino que es un diseño de Dios para reflejar y retratar la relación final entre Jesucristo como el novio y su novia, la Iglesia (Efesios. 5: 22-32).

 

Por lo tanto, el matrimonio no puede ser alterado por el hombre sin distorsionar y pervertir la intención y propósito de Dios para el matrimonio.